MI BARRIO, MI TIERRA papel glasé sobre pared de madera 7 metros de largo x 2 metro de alto. Mariano Acosta, Buenos Aires, Arg (2018)







POR MAS QUE LOS SENDEROS SE DESMORONEN papel glasé sobre pared 30 metros de largo x 1 metro de alto. Proyecto La Estrella, Mariano Acosta, Buenos Aires, Arg (2018)


playISMO (seguidores de la playa) Villa Gesell, Buenos Aires, Arg (2018)



NO ME MATES puerto de Montevideo, Uruguay,(2017)



peronISMO Papel glasé sobre pared Chapadmalal, Buenos Aires, Arg (2016)







EL SUEÑO DE LA RAZON PRODUCE MONSTRUOS Papel glasé sobre pared 18m de largo x 0,50 de alto. Instalación de Proyecto La Estrella en Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti CABA, Buenos Aires, Arg (2017)



CASA Papel glasé sobre pared, Instalación de Proyecto La Estrella en Casa Nacional del Bicentenario, Buenos Aires, Arg. (2017)



TU MIEDO NO ME PARALIZA Papel glasé sobre pared de autopista 3m de largo x 0,30 de alto. Mariano Acosta, Buenos Aires, Arg (2016)






EL ESTIGMA PUTA AFECTA A TODAS LAS MUJERES  Paula Ezkerra. Papel glasé sobre pared de concreto 20m de largo x 1m de alto. Barcelona, España (2016)



ISMOS 10cm alto x 100cm largo, Vaticano, Roma, Italia (2016)





BLA BLA BLA
Mi Micromuseo, Bs. As., Argentina (2015)


Bunker # FDCMA Lino Divas / Invitados: Misionera – Gala Berger – Marcos Luczkow

Instituciones e iniciativas de artistas hoy en un intento por la des-materialización del espacio, de la obra y del sujeto.
Todo cambia. Muta. Se metamorfosea. Las instituciones intuyen, se expanden, se bifurcan, mueren y perduran en el trance.
Lino Divas presenta FDCMA “Fundación para la difusión del arte contemporáneo en el Mercosur y alrededores”, plataforma de diversos proyectos que encarnan el espíritu de su fundador. Una mesa de trabajo funciona como extensión de su fanzineteca y videoteca convirtiéndose en espacio de acción para el espectador.
El simulacro y la ficción en este proyecto son poderosas herramientas que permiten operar desde la realidad misma. Lo efímero y la ironía de lo ficticio marcan el pulso, nadan a través de la corriente e improvisan redes de artistas que emergen.
Los invitados proponen un juego.
Juegan.
Jugamos por un rato a volvernos aire o más bien suelo de una comunidad de vecinos. Lo lúdico nos transporta. Una poesía colgante de un picaporte de un departamento de La Mansión deja el rastro de la llegada. Una piñata habla. Una caja muestra el vacío y mientras tanto la preparación de un Temazcal de Toddy nos envuelve en una escena ritual.
texto: Jimena Brescia